Cuando estamos buscando casa no es lo mismo entrar a ver una vivienda preciosa, reformada o recién construida, o aunque sea de segunda mano para reformar, que ver una vieja fábrica con las paredes desconchadas, llenas de telarañas y de muebles viejos y amontonados. El ejercicio de imaginación que hay que hacer para ver ahí una vivienda cálida y acogedora no es moco de pavo. Algunas veces pienso que hay gente por ahí muy valiente, con mucha imaginación o que simplemente están un poco locos (como yo) y que cuanto más vieja y ruinosa sea la vivienda, fábrica o nave más les gusta y más se ven viviendo ahí.

Esto es lo que les pasó al fotógrafo Pascal François y a su mujer Fanny, que supieron ver en una antigua fábrica de galletas de Lille (Francia) el lugar perfecto para formar un hogar con el que disfrutar de sus dos hijos.

La planta de la vivienda se organiza en torno a un gran espacio central que alberga la cocina, el comedor, una zona de estar y otra de trabajo, un espacio único y muy acogedor en el que poder estar conversando, trabajando o jugando en familia sin paredes de por medio.

Esta vivienda se caracteriza por una decoración ecléctica que no se limita a un estilo en particular, en la que piezas modernas y antiguas conviven en perfecta armonía debido sobre todo a la neutralidad en los acabados de las paredes y los suelos, haciendo que cada objeto y que cada mueble destaque con su propia personalidad sin restarle nada al de al lado.

Una casa, en definitiva, para convivir más que para simplemente vivir. ¿Pasas a verla?:

loft en lille-hellomarielou.com-01

loft en lille-hellomarielou.com-12

loft en lille-hellomarielou.com-04

Industrial & Romantic

loft en lille-hellomarielou.com-13

loft en lille-hellomarielou.com-07

loft en lille-hellomarielou.com-03

loft en lille-hellomarielou.com-06

loft en lille-hellomarielou.com-08

loft en lille-hellomarielou.com-10

loft en lille-hellomarielou.com-11

loft en lille-hellomarielou.com-14

( Visto en Milk Decoration )

.

Grandes ventanales, paredes de ladrillo visto, techos altos, suelos de cemento pulido, cientos de objetos y muebles procedentes de mercados de pulgas, espacios amplios y luminosos…el paraíso para el amante del estilo industrial.

¿No te parece?

.

.