La palabra «Halloween» proviene de una variación escocesa de la expresión inglesa «All Hallows’ Even» que significa «víspera de todos los Santos» y fue usada como tal por primera vez en el siglo XVI.

Halloween tiene su origen en una festividad celta, llamada «Samhain», que se hacía para celebrar el final del verano. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto los buenos como los malos) pasar de uno a otro lado. Por ello se realizaban fiestas en las que los antepasados familiares eran invitados y homenajeados y los malos espíritus eran ahuyentados vistiéndose con trajes y máscaras, ya que pensaban que adoptando la apariencia de un espíritu maligno evitaban ser dañados por éstos.

Fue hacia 1840 cuando los inmigrantes irlandeses llevaron la festividad a Estados Unidos y Canadá y fueron éstos los que difundieron la costumbre de vaciar calabazas y colocar una vela dentro, inspirándose en la leyenda de «Jack el tacaño», para alumbrar el camino a los difuntos.

La fiesta de Halloween no empezó a celebrarse allí masivamente hasta 1921, después y poco a poco, fue logrando una progresiva popularidad hasta que a finales de los años 70 y principios de los 80 se produjo la internacionalización de Halloween gracias al cine y a las series de televisión.

Y ahora que sabéis esto y que falta muy poco para Halloween seguro que os animáis a recoger unas calabazas para decorar vuesta casa o negocio y así alumbrar el camino a los difuntos. ¿Y qué podéis hacer? ¿De qué color las podéis pintar? Pues mirad estas ideas que os propongo que espero os inspiren:

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 

calabazas hallowen

 (Imágenes vía Pinterest)

 

 ¿Conocías la historia de esta fiesta? ¿Os han inspirado las fotografías?

Espero que sí…¡Feliz Halloween!