“Door dresser” fundas de tela para puertas

 

Antes de mudarnos a nuestra actual casa hicimos una pequeña reforma que supuso un gran cambio, sobre todo porque ha influido mucho en nuestro estilo de vida ahora que somos una familia un poco más grande. Y es que teníamos claro que queríamos espacios cuanto más amplios mejor y que fueran muy, muy luminosos, ya que es una pena vivir en Murcia con sol alrededor de unos 340 días al año y tener una casa oscura.

Para ayudar a explicarme mejor os mostraré un plano del “antes y después” de la reforma. Como podéis ver es un piso bastante normalito de 3 dormitorios, 2 baños, cocina, salón, una terracita, y un gran pasillo que sumaba la cantidad de 12 m2.

  antes y despues_1

El pasillo nos parecía demasiado largo y con muchas esquinas, era un zig-zag espantoso. Nosotros no pensábamos poner mesa en la cocina e íbamos a comer en el salón, la procesión para poner y quitar la mesa no nos la queríamos ni imaginar, y los gritos para decirle al que estuviera en la cocina que se trajera la sal o el agua serían  dignos de concurso…seguro que alguna vez faltaría poco para que la vecina llamara al timbre y nos dijera: -” ¡Tomad, la sal, y no gritéis más! “-.

Así que decidimos que, como no queríamos estar en un salón encerrados, ni tener un espantoso pasillo oscuro, ni tardar dos horas en llegar de la cocina al salón, íbamos a tirar las paredes que separaban el salón y el pasillo, y nos quedaría un espacio amplio, luminoso, y donde nuestro peque pudiera gatear a gusto sin que se nos perdiera en cualquier rincón de ese pasillo.

El único problema que me surgió entonces fue el baño. Si, ese baño que antes daba al pasillo y que pasaba desapercibido y ahora se quedaba bien visible desde cualquier rincón del salón. No hubiera habido ningún problema si ese baño hubiera tenido una maravillosa y moderna puerta blanca por ejemplo, pero tiene una puerta de roble clásica que no pegaba nada con la decoración y el estilo que yo le quería dar a la decoración de la casa. Entonces se me ocurrieron dos soluciones:

Opción a) Fácil…cambiar la puerta: Pero entonces claro, tenía que cambiar todas las puertas de la casa porque sino no queda bien, y ya que estas no vas a dejar las puertas de los armarios empotrados…y por un poco más pues también cambias los rodapiés que son de roble a juego con las puertas.

Opción b) Camuflar la puerta como sea: pintarla, ponerle una foto, no sé….buscar algo en internet que me inspirara.

Cuando le dije a mi marido la primera opción noté como poco a poco le cambiaba el color de la cara y se le empezaba a notar la vena de la frente, así que rápidamente antes de que le diera un colapso le comenté la opción b, se levantó, encendió el ordenador y me dijo: -“Ale, pues empieza a buscar inspiraciones!!”-. y eso fue lo que hice.

Y todo este rollo ha sido para contaros cómo tropecé con ellos, con “Door Dresser” y sus fundas de tela para puertas que han sido, en mi caso, un auténtico salvamatrimonios.

Quiero destacar también que en todo esto que os he contado radica la gran diferencia entre una persona emprendedora y otra que no lo es, y es que a Roberto, el fundador de Door Dresser le pasó algo parecido a mi, sólo que yo busqué la solución en internet y él se fabricó la solución.

Roberto, un emprendedor simpático y generoso donde los haya, me contó que vivía de alquiler en una casa antigua con unas puertas muy feas que no le gustaban nada, pensó en pintarlas pero no le convencía la idea, es más, pensó que a su casero le iban a convencer menos aún, entonces se le ocurrió hacer algo que se pudiera quitar y poner. El primer modelo que hizo fue con tela de algodón, velcro y cremalleras, y para la parte elástica utilizó la cinturilla de los panties porque era la única tela que encontró que cedía verticalmente. Poco a poco su idea se fue perfeccionando en cuanto a los materiales, confección e impresión hasta convertirse en los fantásticos productos que ofrecen en su web.

Aunque empezaron con una colección de 4 fundas de Carolina Laguna como un proyecto para hoteles, ahora disponen de más de 200 modelos y es que cada 3 meses, más o menos, incluyen nuevos diseños en la web. Según Roberto -” Lo más difícil es lidiar con la sensación de que hay alguna clave que no encuentras. Conseguir que la gente pase del “qué buena idea! me encanta!” a “mándame tal modelo”- y es que como él mismo admite -” Igual la dificultad viene por haber arrancado en un país donde las nuevas ideas cuestan. Cambiar cualquier concepto es difícil y el de decoración no se queda atrás.”-

Pero “DoorDresser ” no es solo fruto del trabajo de Roberto, es el resultado del trabajo y las aportaciones de mucha gente. Como él nos cuenta es fruto también de los -” Proveedores que aportaron las mejoras de sus fábricas, antiguos socios que intentaron llevarlo a nuevos mercados, artistas que creen a diario en nosotros y mantienen su trabajo vinculado a nuestro catálogo, clientes que lo recomiendan en sus  círculos, amigos que invirtieron su dinero en los momentos que pensábamos que no había posibilidad de seguir adelante… En fin, cada funda tiene mucha historia detrás. Ilusión, esfuerzo, confianza… ahí hay pedacitos de todos y cada uno de los que han formado parte de esta aventura.”-

Y hablando de las fundas de tela, decir que están fabricadas en poliéster semi-elástico, son muy fáciles de colocar y las puedes tener en multitud de diseños, y si no te gusta ninguno de los diseños que tienen (que lo veo difícil) o quieres algo más personalizado les puedes enviar tu propio diseño y ellos te harán la funda con él.

Cuando íbamos a comprar la funda para nuestra puerta del baño dudamos mucho, pero mucho, entre dos modelos, pero finalmente elegimos uno  diseñado por Ana Rojas (actualmente no está disponible) y fijaros cómo quedó:

funda para puerta door dresser_1

funda para puerta door dresser_2

funda para puerta door dresser_3

funda para puerta door dresser_4

funda para puerta door dresser_5

funda para puerta door dresser_6

Ya habéis visto como queda puesta, yo sinceramente, estoy enamorada de mi puerta que pasó de ser un pegote antiestético a ser prácticamente un elemento central del espacio. Os he comentado anteriormente que en la web actualmente tienen mas de 200 modelos y aquí os traigo una pequeña selección de los que a mí más me gustan:

door dresser_1

door dresser_2

Y la gran novedad…COJINES !!! Los descubrí cuando volví a la web para empezar a preparar este post y me encantaron, así que recomiendo no perdérselos!!!

door dresser_3

Actualmente la empresa se encuentra peleando por materializar el proyecto a mayor escala. Lidiando con importadores para expandirse por el extranjero y desde Hello Marielou les queremos dar todo nuestro apoyo y desearles toda la suerte del mundo mundial!!

También agradecer, sobre todo a Roberto, el alma de Door Dresser y al que podeis conocer en este video, la ayuda y el apoyo para realizar este post, así que:  ¡Muchas gracias!.

Y a todos vosotros espero que os haya gustado conocer esta web y, como siempre, os deseo que tengáis un…

¡ Feliz mercadeo !



8 Comments

  1. Ana 6 noviembre, 2014

    Uno de los posts que más me ha gustado…por no decir el que más!!!!
    Que bonito tienes el salón-comedor-entrada-hogar…
    bsitos

    Responder
    • marielou 6 noviembre, 2014

      Muchas gracias, me alegro de que te guste!!

      Responder
      • Ana 6 noviembre, 2014

        Sigue así!! :)

        Responder
        • marielou 6 noviembre, 2014

          Gracias again!!!
          ;)

          Responder
  2. Eugenia 28 noviembre, 2014

    Me ha encantado tu puerta, quiero una !!!!!!!!
    Te felicito por la página, me gusta mucho.

    Responder
    • marielou 29 noviembre, 2014

      ¡¡¡Muchas gracias!!!
      Pues anímate con las fundas, quedan genial ;)

      Responder
  3. Carolina 30 marzo, 2017

    Necesito hablar contigo para un asesoramiento persona.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *