Desde que no trabajo (fuera de casa) una de las cosas que más echo de menos cuando llegan estas fechas es poder hacer un amigo invisible, esa incertidumbre de a quién le habré tocado, que me regalarán, o pasarte horas o días buscando el regalo perfecto para la persona que te ha tocado a ti, a mí todos esos líos me encantan y ya llevaba unos pocos años en los que no disfrutaba de un tinglado así.

Como ya sabéis si me vais siguiendo, o sino os lo digo, hace poco hice el curso «Hello Blogging» de Hello! Creatividad y a raíz de hacer este curso entré a formar parte de una de las comunidades de blogueras más imaginativas, inspiradoras y  simpáticas de la red. Una de ellas, Sofía concretamente,  propuso hacer un amigo invisible entre todas nosotras para estas navidades, a mí me pareció una idea genial y no dudé ni un segundo en apuntarme.

Se suponía que la blogger que quisiera o pudiera debía hacer un post y publicarlo hoy 24 de diciembre con el regalo que envía y con el que recibe, pero como a día de hoy no tengo constancia de que mi amiga invisible haya recibido el que le envié y como no quiero desvelar yo el secreto, sólo voy a publicar (de momento) el regalo que yo he recibido.

En el sorteo le toque a Maite de «Everyday un rato» un blog estupendo de recetas, inspiraciones, crafts, niños, DIY, etc. Maite también cuenta con una tienda en la que vende kits DIY de repostería y uno de esos maravillosos kits es el regalo que recibí yo en casa. Nada más que la caja ya enamora, ¿no creéis?:

amigo invisible cupcakes

amigo invisible cupcakes

Y esta es la receta con dedicatoria incluida ( Maite, te puedo asegurar que lo he disfrutado…aunque parezca que no! )

amigo invisible cupcakes

Reconozco que cuando abrí el paquete pensé: «¡¡ostras…repostería!!» y no es porque no me guste, es que sinceramente el día que repartieron el don de hacer postres yo estaba malita en casa, en resumen…soy de lo peor haciendo dulces!!. Recuerdo una vez que hice un bizcocho que más bien parecía pan de calatrava (súper esponjoso me quedó vamos) o la primera vez ( y la última ) que hice galletas, no había forma humana de poder comérselas, ni sumergiéndolas en el vaso de la leche media hora se ponían blandas, aquello más que galletas parecían un arma de defensa personal…las galletas ninja…jiuyyaaa!!

amigo invisible cupcakes

Pero claro, ahí estaba mi regalo, un estupendo kit con mis colores preferidos que no iba a desaprovechar, así que me fui a comprar una bandeja de horno para hacer cupcakes, me puse el delantal, coloqué todo lo necesario en la encimera, acosté al peque a dormir la siesta, tome aire y…quien dijo miedo? Peor que las galletas-ninja era imposible que me salieran!!

amigo invisible cupcakes

¡Manos a la masa!! El kit es  muy completo, prácticamente no tienes que añadir nada más que leche, huevos y mantequilla. Problema número uno…que como no suelo hacer postres pues no tengo batidora de vaso ni de varillas, así que me tocó hacerlo a mano.

amigo invisible cupcakes

Siguiendo la receta paso a paso, despacito y con buena letra…

amigo invisible cupcakes

amigo invisible cupcakes

Yo creo que ya está, listo para el horno…y justo antes de que se me cayera el brazo!

amigo invisible cupcakes

Ya nada podía salirme mal, había seguido la receta al pie de la letra, los cupcakes estaban en el horno y tenían una pinta espectacular y bueno…del olor ni os hablo. Mi pasado de repostera-ninja estaba a punto de pasar a la historia. Saqué del horno los cupcakes, aquello era divino, (casi me hago la ola a mí misma), los dejé en la encimera, me di la vuelta para coger la cámara de fotos e inmortalizar mi obra de arte y al girarme de nuevo el horror!! Vale, me dije, ¿quiénes sois vosotros y qué habéis hecho con mis estupendos y esponjosos cupcakes??

amigo invisible cupcakes

Aunque quedaron hundidos aún se podían salvar con la decoración. Maite en su receta recomendaba para decorarlos hacer una «buttercream» o un «ganaché de chocolate» (tuve que mirar que eran en internet) y yo me decanté por el ganaché y esto si que no me podía salir mal!

amigo invisible cupcakes

Hacer un ganaché de chocolate parecía súper fácil, lo preparé todo, mezclé bien y ya sólo tenía que ponerlo en la manga pastelera y echarlo sobre los cupcakes, pero claro, nadie me dijo que cabía la posibilidad de que al mismo tiempo que lo echaba por arriba podía caer a una velocidad proporcional por abajo, sobre todo si la boquilla es muy ancha y el ganaché te queda muy líquido…al menos me consuela pensar que no quedó un ganaché-ninja.

ámigo invisible cupcakes

Con otra bolsa conseguí hacerme una manga pastelera con la boquilla muy fina para poder echar finalmente el chocolate.

amigo invisible cupcakes

Y este es el resultado…

amigo invisible cupcakes

amigo invisible cupcakes

amigo invisible cupcakes

Que conste que se pueden comer, no me han quedado demasiado esponjosos por dentro pero para ser los primeros que hago tampoco están tan mal…Lo que sí que está de vicio es el ganaché, Maite, qué has hecho?…con lo feliz que era yo sin conocerlo!!!

Y aunque pueda parecer que lo he pasado peor que los sufridores del «Un ,dos, tres» ha sido todo lo contrario, me lo he pasado pipa, he disfrutado como una enana, he metido los dedos en el chocolate, me he manchado la ropa y he dejado la cocina que parecía que había pasado el demonio de Tasmania…este si que ha sido un regalo vivido! Así que, muchas gracias Maite, por tu estupendo regalo,  muchas gracias a Sofía por la idea y por la organización, y muchas gracias a todas las blogueras que han participado en este amigo invisible.

Por último, solo deciros que ya nos vemos después de Reyes y desearos a todas y a todos:

amigo invisible cupcakes

NOTA: Recordaros que el blog de Maite es «Everyday un rato» y mis disculpas si con este post he herido la sensibilidad de todos los que hacéis cupcakes…no ha sido mi intención!

 

( La imagen que ilustra el post es de «Butterfly Photography» )